Tomado de El Universal

Valerie Miles, Directora de Granta en español

 

La directora editorial de la revista «Granta» en español explica por qué Venezuela no figura en la lista de los mejores jóvenes narradores de la publicación

 

  • DULCE MARÍA RAMOS

06/06/2021

 

Cada diez años, desde 1983, la revista inglesa Granta elige a una veintena de jóvenes escritores como representantes de una generación emergente. En esa primera lista inglesa destacaron las voces de Salman Rushdie, Kazuo Ishiguro, Ian McEwan, William Boyd, Shiva Naipaul, Rose Tremain, Julian Barnes y Martin Amis, por mencionar algunos nombres. En el caso de su par en español, la primera lista se realizó en 2010, figurando en ella Santiago Roncagliolo, Andrés Neuman, Samantha Schweblin y Alejandro Zambra.

La revista

Para su segunda edición, Granta presentó el año pasado la convocatoria y al cierre recibieron 200 candidaturas. En esta oportunidad hubo una mayor participación de mujeres; en 2010 recibieron 65 postulaciones y para esta ocasión, 82. Cabe destacar que en sus reglas de selección, la revista tomó en consideración que fueran escritores nacidos a partir del 1º de enero de 1985; es decir, menores de 35 años; que tuvieran, por lo menos, una novela o un conjunto de relatos publicado o contratado, y por supuesto que escribieran en lengua española.

El jurado estuvo conformado por los narradores Horacio Castellanos Moya, Rodrigo Fresán y Chloe Aridjis; Aurelio Major, poeta y cofundador de Granta en español; Gaby Wood, directora literaria de la Fundación Booker, y Valerie Miles, cofundadora y directora editorial de la publicación.

Cristina Morales, Andrea Abreu (España) y Mónica Ojeda (Ecuador) / CORTESÍA

Los autores seleccionados fueron catorce hombres y once mujeres: Camila Fabbri, Michel Nieva y Martín Felipe Castagnet (Argentina); Paulina Flores y Diego Zúñiga (Chile); José Ardila (Colombia); Carlos Fonseca (Costa Rica), Carlos Manuel Álvarez, Dainerys Machado Vento y Eudris Planche Savón (Cuba); Mónica Ojeda (Ecuador); Andrea Abreu, Irene Reyes-Noguerol, Munir Hachemi, David Aliaga, Cristina Morales y Alejandro Morellón (España); Estanislao Medina Huesca (Guinea Ecuatorial); Aniela Rodríguez, Andrea Chapela, Aura García-Junco y Mateo García Elizondo (México); José Adiak Montoya (Nicaragua); Miluska Benavides (Perú), y Gonzalo Baz (Uruguay).

El número que incluye textos inéditos de la segunda generación de los mejores narradores en español fue publicado por la editorial independiente española Candaya.

Carlos Fonseca (Costa Rica), Mateo García Elizondo (México) y Diego Zúñiga (Chile) / CORTESÍA

 

-¿Cómo se hizo la selección para esta lista de narradores en español?
-El proceso tuvo dos etapas. En la primera se eligió a un grupo de escritores; en la segunda, estos autores entregaron un texto inédito para su selección final. Es importante señalar que nuestra mirada es totalmente independiente, llevamos cuarenta años haciendo estas listas, cada diez años, esta es la segunda en español. Esta independencia nos permite no mirar por cuotas o por países, intentamos hacer una radiografía actual de la realidad literaria. Ahora, en el caso de los narradores en español, podemos comparar una generación con la otra y ver qué cosas han cambiado. Nuestra selección es muy estricta, evaluamos la escritura, la originalidad, temas que nos sorprendan o novedosos, técnicas y que fueran lectores. Nos interesaba la ficción, obras escritas desde la imaginación, y escritores que conciban sus vidas desde la escritura y la necesidad de contar historias.

-Han surgido críticas sobre la ausencia de algunos autores.
-En la introducción de la revista lo explico. Lo bueno es que estamos en conversación, en debate y esto nos enriquece a todos. Muchos de los que no están son por cosas como la edad, porque no escriben ficción o en el caso de la colombiana Juliana Delgado Lopera, que su narrativa está escrita en inglés y no era elegible; también nos sucedió con Irene Solà que escribe en catalán. Debemos mantener las reglas. Lo que sí puedo asegurar es que todos los que están en lista escriben muy bien.

-El venezolano Rodrigo Blanco Calderón escribió un artículo manifestando su malestar con la lista; dice que en ambas ediciones se ha ignorado a escritores de El Salvador, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay, Puerto Rico, República Dominicana y Venezuela.
-Nosotros hacemos una convocatoria pública, hablamos con libreros, instituciones, editores; es necesario que esta gente escuche y circule la convocatoria y postulen a los escritores. En el caso de Venezuela recibimos solo una postulación. Hacemos un enorme esfuerzo por encontrar escritores de todos los países hispanoamericanos, es natural que en los países donde no existe una estructura editorial o una escena literaria no llegue la información y no se postulen escritores. Nosotros estamos deseosos de leerlos a todos. También la comunidad literaria debe actuar, cualquier persona puede postular a un autor a través del formulario que estaba disponible en la página: un agente, un editor o un periodista. Los países que poseen escenas literarias, editoriales, talleres tendrán más posibilidades y por ende, un ambiente más propicio para que emerjan escritores y darlos a conocer.

-¿Y en el caso de Venezuela?
-En la revista hemos traducido y publicado varios cuentos de Israel Centeno y Ana Nuño. Estamos encantados de publicar autores venezolanos. En esta edición, por ejemplo, estaba postulada la escritora Raquel Abend van Dalen, en lo particular me encantó, pero lamentablemente no quedó en la selección final. Es muy difícil para un jurado decidir, y a veces, llegar a un consenso.

-¿La lista en realidad busca a autores, no a representantes de países?
-Intentamos velar por las voces, no miramos el tema de los países. Lo curioso de esta generación es que muchos de los autores no vienen de las grandes ciudades, no están escribiendo sobre las urbes y en muchos casos están utilizando un español muy particular. La lista no es una competencia de países. Tenemos el caso de Estanislao Medina Huesca de Guinea Ecuatorial, que es un escritor de un país pequeño. Tiene que existir un deseo de los escritores y las editoriales en participar y darse esa oportunidad. ¶

______________________