La obra más reciente (2019) de Mario Vargas Llosa

 

recio, cia De or. inc. 1. adj. Fuerte, robusto, vigoroso. Era un hombre recio en extremo. 2. adj. Grueso, gordo. Esta casa tiene unas paredes muy recias. 3. adj. Áspero, duro de genio. 4. adj. Duro, difícil de soportar. 5. adj. Dicho de una tierra: Gruesa, sustanciosa, de mucha miga. 6. adj. Dicho del tiempo: Riguroso, rígido. 7. adj. Intenso, violento. Soplaba un viento recio y frío.

Diccionario de la Lengua Española

______________________________

 

Son estos tiempos recios—diría Santa Teresa de Jesús—y son menester amigos fuertes de Dios para sustentar a los flacos.

 

Indudablemente nos han tocado tiempos recios. Este 11 de febrero de 2020 estaban desplegados en La Carlota radares y baterías antiaéreas. Se esperaba el regreso de Juan Guaidó a Venezuela, despues de una gira internacional por varios países amigos. El régimen mostraba sus colmillos.

Eso no paró a las Hormigas que, cargadas de cosas ricas para comer, llegaron puntuales y alborotadas a la casa de María Elvira. La tarde límpida de principios de año, y la brisa fresca que entraba desde el jardin atravesando el corredor, parecieron exaltar más que calmar los ánimos, tanto así que en vez de hormiguero parecíamos gallinero.

En el libro a discutir, Tiempos recios del maestro Mario Vargas Llosa, él nos cuenta, con su brillante arte de narrar, una parte de la historia de Guatemala que para las Hormigas era desconocida. Nos lleva a esos tiempos en que en Latinoamérica mandaban hombres crueles: dictadores afianzados y apoyados, en muchos casos, por los Estados Unidos, como Somoza de Nicaragua y Trujillo de la República Dominicana. En Venezuela, Marcos Pérez Jiménez; en Haití, Papa Doc Duvalier; en Cuba, Fulgencio Batista; en Colombia, Gustavo Rojas Pinilla y, en Perú, Manuel Odría.

Basándose en una exhaustiva documentación histórica, Vargas Llosa nos hace conocer cómo se puede cambiar la manera de percibir la realidad.

…el siglo XX sería el advenimiento de la publicidad como herramienta primordial del poder y de la manipulación de la opinión pública en las sociedades tanto democráticas como autoritarias.

En los tiempos en que en los Estados Unidos proliferaba el macartismo, las persecuciones y el terror al comunismo, los más importantes medios de comunicación “señalaban el peligro creciente que significaba para el mundo libre la influencia que la Unión Soviética iba adquiriendo en el país (Guatemala) a través de gobiernos que, aunque de fachada querían aparentar un carácter democrático, estaban en verdad infiltrados por comunistas”. Sugerían que querían convertirla en un satélite soviético y así influenciar a toda América Latina.

La verdad que revela esta historia es que toda la información fue prefabricada para preservar las tierras, los bajos sueldos y las malas condiciones laborales de los trabajadores indígenas y las bondades impositivas de las que había disfrutado hasta ese momento la United Fruit en ese país. Ese cambio de percepción influyó de tal manera en la opinión pública que el gobierno del Norte se involucró en un golpe de estado para derrotar al Presidente de la pequeña nación, quien, queriendo modernizar y democratizar a Guatemala y hacerla parecida a Estados Unidos, proponía cambios estructurales en el país, comenzando por la reforma agraria. Si eso se lograba, «la United Fruit tendría que enfrentarse a sindicatos, a la competencia internacional, pagar impuestos, garantizar seguro médico y jubilación a los trabajadores y a sus familias…»

No es la primera vez que se descubre que las mentiras, o la manipulación de información, provocan una intervención armada del imperio de Norte en algún país extranjero, causando muerte y destrucción. Es probable que el resultado de esa intervención acelerara o indujera el nacimiento de las guerrillas de izquierda en Latinoamérica que han diezmado la población y retrasado el progreso por tantos años.

…ya ves en qué terminó todo eso. En más matanzas y exílios. Estados Unidos echó por tierra esas ilusiones—de democracia—y ahora hemos vuelto a lo de siempre: dictadura tras dictadura… Lo único seguro es que Estados Unidos seguirá decidiendo todo por nosotros. Pero tal vez la alternativa sería peor… que Moscú, en vez de Washington organizara nuestra vida.

En estos días, cuando ha estado planteada la intervención de los Estados Unidos en Venezuela, el libro nos dejó un sabor amargo y más temor del que ya sentíamos.

“…tiene que haber muertos civiles, tiene que cundir el pánico entre la población civil”.

Corre paralela a esa historia la de Marta Borrero Parra: una adolescente de inteligencia destacada y reconocida belleza; tanta, que la llamaban Miss Guatemala, y que por circunstancias de la vida se vio implicada con hombres influyentes y con decisiones de poder en esos tiempos inciertos. Decidida a sobrevivir, no dudó en involucrarse y develar secretos a las agencias de inteligencia gringas que fueron, con seguridad, los que lograron salvarle la vida.

A pesar de que fue calificada por el Hormiguero con 6 puntos, la novela del maestro Vargas Llosa es pesada, difícil de leer. Influye, con seguridad, la cantidad de nombres y apellidos de personajes históricos importantes, cada uno con el sobrenombre por el que se le conocía, además de los saltos temporales que, en muchos casos, confunden al lector y hace enredada la trama. La lectura tiene sabor a reportaje de prensa o guión de documental audiovisual; se aleja de la literatura a la que el maestro nos tiene acostumbrados pero, una vez más, nos admira la investigación que hay detrás del texto y las técnicas literarias del autor.

Quedamos en leer para el próximo mes Tierra alta, de Javier Cercas, en asistir a una charla audiovisual sobre creatividad, impartida por nuestra admirada Menena Cottin y, además, en ver la película coreana ganadora del premio Oscar del año 2020, Parásitos, para asistir a un cineforo en casa de Rosa Elena.

Fue una tarde compleja; las noticias del ejército en la calle, la violencia en el aeropuerto de Maiquetía y la incertidumbre que se ha hecho cotidiana, nos tenían inquietas. El tema del libro, que dio para mucho que discutir, también nos incomodaba; pero el solo hecho de estar juntas, reunidas dentro de nuestra maravillosa burbuja de amistad, logró que fuera, como siempre, un momento de relajación y alegría. Además, los detalles primorosos de la anfitriona y la exquisita merienda nos alejaron de la dura realidad de estos tiempos recios que estamos viviendo.

NS

………

 

Acá está el video de una presentación de Vargas Llosa y su libro en Casa de América (Madrid), introducida y moderada por Pilar Reyes, Directora de la División Literaria de Penguin-Random House. Luego de una introducción por el escritor, quedó registrada una nutrida secuela de preguntas a Vargas Llosa y sus respuestas.

Karina Sainz Borgo, enviada de la revista Vozpópuli en la que escribe profusamente y, por supuesto, autora venezolana de La hija de la española, hizo una pregunta a Vargas Llosa que suscitó una respuesta de casi diez minutos, la que eludió por completo lo que se le había preguntado. (¿Incomodidad? ¿Olvido senil?) He aquí el audio de esa interacción, entresacado del video precedente:

 

___________________________