La muy premiada Joyce Carol Oates, (NY 1938) y su novela, Ave del Paraíso, fueron la apertura de 2016 para el Hormiguero. Como en otras de sus novelas, es el asesinato lo que mueve la trama de esta historia. El diminuto pueblo americano de Sparta es sacudido con la violencia de la muerte de una mujer, y la escritora, con la pericia de un arte decantado a través de cincuenta y tres años de abundante publicación, nos descubre un mundo sucio y desprovisto de valores, lleno de miedos, traiciones y dolor por los seres queridos. El desmoronamiento de dos familias que, como todas, están llenas de secretos, tensiones y problemas, y la sordidez de vidas marcadas por las plagas de fin de siglo en Norteamérica no son temas agradables de leer, pero la desesperada voz de una niña narradora, inmersa en un mar de problemas irresolubles, es irresistible y hace seguir adelante a través de la tensión sexual y la violencia a veces transformada en ternura.

La voz adolescente es aún más perturbadora. Joyce C. O. es considerada una crítica de su sociedad y en esta ocasión nos presenta el racismo atávico de un pequeño pueblo, presionado por el consumismo y el qué dirán, el alcohol, las drogas, las armas y las pocas oportunidades de prosperar, en la voz de un muchacho indígena, miembro de una minoría en una sociedad llena de prejuicios que pesan sobre él y no le dan salida. Son únicamente quienes salen del pueblo los que tal vez podrán progresar. La voz adulta que le hace contrapunto comunica una gran soledad y más de lo mismo.

Del homicidio surge un amor, imposible hasta que se descubre la identidad del asesino.  A pesar del horror que relata, la novela termina con algo de esperanza en el ser humano y en el amor; hay oportunidad de redención.

Ave del Paraíso obtuvo 6,7 puntos en el Hormiguero. A todas causó desagrado y unas pocas lo detestaron, pero la gran mayoría de las hormigas dio alta calificación al libro por la profundidad sicológica de sus personajes, la fuerza de la trama y la impecable narrativa de su autora. Molestó la repetición de frases y conceptos que tal vez fueron pensados para enfatizar alguna idea, y muchas abogaron por futuros libros con temas más agradables, que mitiguen un poco lo duro de nuestra realidad.

Este principio de año en el apartamento de Graciela donde ya nos sentimos como en nuestra casa, pronostica un buen año para el Hormiguero. La discusión fue larga y profunda, notándose cada vez más el tiempo y el interés que estamos poniendo en nuestro grupo de lectura.